Un restaurante en Holanda instaló pequeños invernaderos como comedores privados para prevenir el contagio de coronavirus

Noticias
Compartir

“Son tan pequeños que los mozos no caben dentro. Así que sirven la comida desde fuera”, explicó uno de los autores de esta nueva modalidad por la pandemia del coronavirus

Un restaurante con "tiendas de cuarentena" en Amsterdam el 5 de mayo de 2020 (REUTERS/Eva Plevier)Un restaurante con “tiendas de cuarentena” en Amsterdam el 5 de mayo de 2020 (REUTERS/Eva Plevier)

Un centro cultural de Ámsterdam tuvo la idea de utilizar pequeños invernaderos, generalmente dedicados a proyectos artísticos, para ofrecer a los futuros clientes de su restaurante un comedor privado, acorde con las restricciones debidas a la pandemia viral.

Mediamatic está probando esta nueva forma de comer y de servir, a la espera de que las autoridades holandesas den luz verde a la reapertura de los restaurantes, cerrados desde el 16 de marzo para luchar contra la covid-19.

“El coronavirus nos obliga a replantearnos la forma en que recibimos a los clientes”, explica a la AFP el director de Mediamatic, Willem Velthoven.

“Nos dijimos ‘vamos a ver lo que pasa si nos sentamos en estos pequeños lugares, si está bien y si podemos servir de manera segura’, y de hecho funciona bastante bien”, explica.

REUTERS/Eva PlevierREUTERS/Eva Plevier

Espaciados entre sí e instalados a lo largo de un canal, los invernaderos contienen ahora una pequeña mesa redonda y dos sillas, listas para acoger a futuros clientes temerosos a la idea de compartir una comida en grupo.

“Estar juntos en grandes grupos probablemente no estará de moda por un tiempo, pero estar en una situación social es algo que sí deseamos”, comenta Velthoven.

Con el fin de evitar cualquier “intercambio accidental”, los empleados del restaurante llevan máscaras de plexiglás y guantes. Sirven la comida colocada sobre tablas que deslizan hasta los clientes, cuyo papel fue desempeñado por otros miembros del personal durante las pruebas.

“Los invernaderos son tan pequeños que los mozos que sirven ni siquiera caben dentro. Así que sirven (la comida) desde fuera, no entran”, precisa Velthoven, que espera que su iniciativa inspire a otros restauradores.

REUTERS/Eva PlevierREUTERS/Eva Plevier

Preparando la reapertura

El Gobierno holandés anunció este miércoles que autorizará la reapertura de cines, teatros, restaurantes, museos e instituciones culturales a partir del 1 de junio, aunque se necesitará reserva y se limitará el número de visitantes a 30, incluyendo el personal, y las terrazas acogerán a un máximo de 10 clientes.

En una rueda de prensa en La Haya el primer ministro holandés, Mark Rutte, explicó que, si los contagios siguen bajo control dentro de tres semanas, las “terrazas, restaurantes, cafeterías, cines, teatros y salas de conciertos podrán abrir bajo ciertas condiciones”, con limite de clientes e incluso una “entrevista de revisión”, una conversación telefónica o un formulario por internet para preguntar por posibles síntomas relacionados con el coronavirus.

“Es primordial que la gente se tome muy en serio esta conversación”, advirtió Rutte, quien subrayó que estas normas significan que todos los clientes tendrán que hacer reservas en los restaurantes, o comprar las entradas de espectáculos con antelación.

El primer ministro de Holanda, Mark Rutte (Julien Warnand/Pool via REUTERS -/File Photo)El primer ministro de Holanda, Mark Rutte (Julien Warnand/Pool via REUTERS -/File Photo)

El 1 de junio también volverá a funcionar el transporte público adaptado al horario habitual, pero se exigirá el uso de mascarillas básicas, incluso las elaboradas en casa, y el día 2 del mismo mes, reabrirán las escuelas de educación secundaria, tres semanas después de la reapertura de los colegios de primaria y las guarderías.

Para el jefe del Gobierno holandés, después de dos meses de confinamiento suave, es “hora de relajar todo tipo de medidas” tomadas para frenar el coronavirus, aunque subrayó que “solo podemos desbloquear Países Bajos si todo el mundo se comporta con sensatez”.

El próximo 11 de mayo también se permitirá la reapertura de las peluquerías y otras profesiones que requieran el contacto (masajistas, estética, ópticas, etc.), aunque solo será con cita previa y se exigirá al cliente demostrar que no tiene síntomas de la Covid-19, aunque, en principio, no se exigirá el uso de mascarillas.

El ministro de Sanidad, Hugo de Jonge, enfatizó que esta situación “solo habrá terminado cuando haya una vacuna”, pero aseguró que, a partir del 1 de junio, todas las personas que presenten síntomas de la Covid-19 podrán ser sometidas a las pruebas necesarias de laboratorio, hasta ahora limitadas solo al personal sanitario.

Las personas que den positivo tendrán que someterse a una cuarentena de dos semanas, y las autoridades sanitarias harán una investigación de su caso particular para determinar con qué otras personas ha tenido contacto, con la intención de evitar un aumento de los contagios.

Según la última actualización del Instituto de Salud Pública (RIVM), en Holanda se han registrado ya 41.319 contagios confirmados y han muerto al menos 5.204 personas por las consecuencias del coronavirus.

Con información de AFP y EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *