¿La izquierda radical, supremacistas o extranjeros?: las protestas en EE.UU. desatan ‘la ruleta’ de las culpas

Noticias
Compartir

Donald Trump acusa a la izquierda radical de los disturbios, mientras que varios políticos demócratas, incluido el gobernador de Minnesota, responsabilizan a los supremacistas blancos de extrema derecha.

Los disturbios que han estallado esta semana en varias ciudades de EE.UU. a raíz de la muerte bajo custodia policial de George Floyd, un afroamericano de 46 años, han desatado un ‘fuego cruzado’ de culpas en el país, donde distintos líderes a nivel federal, estatal y local acusan a diferentes grupos de aprovechar las protestas para avanzar en sus propias agendas políticas.

En declaraciones, ruedas de prensa y tuits, políticos de distintos niveles y de ambos partidos responsabilizaron de los disturbios a los nacionalistas de extrema derecha, a los radicales de izquierda, a los carteles de la droga e incluso a agentes extranjeros, ofreciendo poca evidencia y contradiciéndose entre sí sobre quién era el culpable, destaca The Washington Post.

Según apunta el diario, en última instancia, “la confusión de disturbios y saqueos” ofreció “poca claridad y amplias oportunidades” para que partidos políticos opuestos avancen en sus propias teorías.

¿Extrema derecha?

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, indicó, en declaraciones a los periodistas, que hasta el 80 % de los manifestantes provenían de fuera del estado, sugiriendo que los supremacistas blancos de extrema derecha, y quizás los carteles organizados de la droga, eran los principales responsables de los disturbios.

Sin embargo, según las autoridades locales, la mayoría de las personas arrestadas en incidentes relacionados con las protestas eran residentes del estado. De las 57 personas arrestadas hasta el sábado por la mañana, 47 (un 82 %) proporcionaron una dirección de Minnesota a las autoridades, comunicó Jeremy Zoss, portavoz de la Oficina del Sheriff del condado de Hennepin.

Por su parte, el comisionado de seguridad pública de Minnesota, John Harrington, apuntó que han detectado entre publicaciones en línea mensajes de grupos racistas de extrema derecha que alentaban a sus seguidores a venir al estado y aprovechar la crisis, por lo que ahora están “verificando para ver si son parte de una organización criminal organizada”. “¿Es crimen organizado? ¿Es esta una célula organizada del terror?”, se preguntó el comisionado.

La congresista demócrata Alexandria Ocasio-Cortez compartió este sábado una infografía con recomendaciones para los manifestantes sobre cómo “protestar de manera segura”, incluida la advertencia de que “los supremacistas blancos” pueden estar “infiltrándose en estas protestas”.

¿Actores extranjeros?

Jacob Frey, alcalde demócrata de Mineápolis, declaró, a su vez, que la Policía local se había visto “abrumada” por la gran cantidad de personas en las calles de su ciudad.

“Ahora nos enfrentamos a supremacistas blancos, miembros del crimen organizado, instigadores fuera del estado y, posiblemente, incluso actores extranjeros [que buscan] destruir y desestabilizar nuestra ciudad y nuestra región”, aseveró.

No obstante, fuentes oficiales consultadas por The Washington Post se muestran escépticas acerca de la participación de extranjeros en las protestas o en su organización.

¿Izquierda radical?

En el extremo opuesto, el fiscal general, William P. Barr, alegó en un comunicado que las protestas fueron “planificadas, organizadas y dirigidas por grupos extremistas anárquicos y de extrema izquierda utilizando tácticas antifa”, refiriéndose a grupos antifascistas.

Barr, que no ofreció pruebas para apoyar esas afirmaciones, alertó también de que “voces pacíficas de protesta están siendo secuestradas por elementos radicales violentos”.

En la misma línea que Waltz, el presidente de EE.UU., Donald Trump, escribió en un tuit que el 80 % de los manifestantes de Minnesota habían venido de otros estados. Sin embargo, al igual que Barr, el mandatario destacó solo a los grupos de extrema izquierda como culpables de los disturbios.

Es Antifa y la izquierda radical. ¡No culpen a los demás!“, tuiteó el mandatario, que insistió en otra publicación en que los que violan el orden público son “grupos organizados” que no tienen “nada que ver” con George Floyd.

  • Más de 25 ciudades de EE.UU. han declarado el toque de queda este fin de semana con el objetivo de controlar los disturbios.
  • Casi una docena de gobernadores han activado a la Guardia Nacional para disipar a las multitudes, detener los saqueos y atajar la escalada de la tensión.
  • Informes preliminares calculan que cerca de 1.400 individuos han sido arrestados en 17 ciudades estadounidenses desde el pasado jueves.

Si te ha parecido interesante, ¡compártelo con tus amigos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *