British Airways, EasyJet y Ryanair inician acciones legales contra el Gobierno del Reino Unido debido a las restricciones por coronavirus

Noticias
Compartir
Las compañías aéreas intentan anular el requisito que prevé que los pasajeros que lleguen al país europeo guarden autoaislamiento por dos semanas.
British Airways, EasyJet y Ryanair inician acciones legales contra el Gobierno del Reino Unido debido a las restricciones por coronavirus

La aerolíneas British Airways, EasyJet y Ryanair han iniciado acciones legales contra las restricciones impuestas por el Gobierno del Reino Unido tras el brote de coronavirus, informa Bloomberg citando un comunicado de las empresas.

Las compañías aéreas intentan anular el requisito que prevé que los pasajeros que lleguen al país europeo guarden autoaislamiento por dos semanas. Asimismo, señalaron que el plan gubernamental “tendrá un efecto devastador en el turismo británico, la economía en general y destruirá miles de empleos”.

Las tres empresas proponen que las autoridades adopten la política de cuarentena anterior, introducida el 10 de marzo. En ese entonces, los viajes estaban limitados para los pasajeros que provenían de países de “alto riesgo”.

Asimismo, las aerolíneas consideran que bajo las condiciones impuestas por las autoridades, una gran cantidad de turistas, cansados del encierro que estuvo vigente en la mayoría de los países, evitarían viajar al Reino Unido y reservar vuelos para pasar sus vacaciones de verano.

Ryanair tacha de "tontería" la cuarentena en el Reino Unido y se niega a cancelar sus vuelos

Esta semana, Ryanair anunció que no planea cancelar sus vuelos desde y hacia el Reino Unido previstos para julio y agosto pese a la cuarentena obligatoria de 14 días impuesta por el Gobierno británico para todos aquellos que ingresen en el país desde el extranjero.

Previamente, la aerolínea irlandesa declaró en un comunicado que consideraba la orden “ineficaz” y “totalmente inútil“, sosteniendo que “no tendrá efecto en los pasajeros británicos, que la van a ignorar en gran medida”. La restricción “no puede ser implementada, no puede ser controlada y no tiene ninguna base científica que la respalde”, afirmó un portavoz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *