BARCELONA — El FC Barcelona cumplirá este miércoles 25 partidos de Champions en el Camp Nou desde aquel fatídico primero de mayo de 2013 en que fue arrasado por el Bayern Múnich que le echó de mala manera del torneo en las semifinales. A partir de ahí, nadie ha vencido en el coliseo azulgrana.

Aunque solo fue campeón en una ocasión, en 2015, y cayó en cuartos de final 3 veces (dos ante el Atlético y una frente a la Juventus), en estas cinco temporadas el Barça suma 24 partidos invicto como local en la máxima competición, con una marca excepcional de 22 victorias y 2 empates, 74 goles marcados y 12 encajados. De hecho, de esas dos igualadas, una (0-0 contra la Juve) le daría el pase a cuartos de final este miércoles y la otra (1-1 con el Atlético) le supondría la prórroga. Ningún resultado juega, a priori, en su contra.

Con Valverde al mando el equipo azulgrana ha hecho pleno de victorias este curso en Europa y de los 21 partidos oficiales jugados como local solo el 1-3 encajado ante el Real Madrid en la Supercopa de España y el 2-2 cedido en Liga con el Celta le eliminarían. Si a ello se añade que el Chelsea lleva enlazadas 4 derrotas como visitante es fácil concluir el papel de favorito del Barça.

FRONTERA

El Liverpool, el 6 de marzo de 2007 en Anfield, fue el último rival que echó al Barcelona (entonces dirigido por Rijkaard) en los octavos de final. Desde ahí, el equipo azulgrana jugó siete veces las semifinales (3 títulos) y cayó en tres ocasiones en los cuartos de final… Aunque lo hizo en las dos últimas campañas.

La frontera, pues, se marca este miércoles en un duelo que, cara a cara domina el Barcelona en cuanto a las 6 eliminatorias continentales que disputaron desde 1966 y hasta 2012, con cuatro clasificaciones azulgranas por dos blues.

El mejor recuerdo del Chelsea, eso sí, se fija en su última visita al Camp Nou, cuando en las semifinales de 2012 arrancó un 2-2 que, llevándole a la final que acabaría venciendo en los penalties al Bayer, le serviría este miércoles al equipo de Conte para eliminar a los de Valverde.